PLAZA DEL CASTELL. MUSEROS

El proyecto pretende recuperar la esencia de la plaza, mejorando las condiciones de accesibilidad y seguridad vial, y devolver el espacio público al ciudadano, degradado por el uso indiscriminado de aparcamiento de vehículos sin regular.

Tiempo atrás en el propio emplazamiento se situaba el Castillo de Museros (actualmente desaparecido, tras su demolición en el año 1946), de ahí su nombre de Plaça del Castell, y en sus alrededores se situaba una estrecha calle que daba acceso a las viviendas que a día de hoy, aún configuran el espacio de la plaza. Por este motivo, se consideró necesario indagar en la historia del pueblo para entender el funcionamiento de la parcela y así proporcionar con el nuevo diseño, una restauración de la plaza mediante su propia memoria.

El diseño se centra en recuperar la idea de esa antigua calle de acceso a las viviendas mediante un cambio en el pavimento que, desde la línea de fachada, crece hacia el interior de la plaza, separando visualmente el recorrido del espacio central donde se emplazaba el castillo. Dado que apenas existe documentos gráficos del antiguo edificio, el diseño no es histórico, pero sí se configura como una referencia a la antigua traza urbana. En ese límite se ha instalado piezas de mobiliario urbano accesible y se ha plantado nuevo arbolado, para crear unas zonas de descanso que permitan las diferentes visuales desde la plaza hacia su entorno mediante una atmósfera fresca y en sombra.

Por otra parte, el proyecto ha mejorado la funcionalidad de la plaza, desdoblando el acceso a la misma en peatonal y rodado, dado que antes existía únicamente un acceso compartido que, además, estaba situado en un lugar de baja visibilidad, lo que generaba un punto de inseguridad vial. Con el nuevo diseño, el acceso rodado (permitido ahora únicamente a vecinos con aparcamiento) se ha desplazado ligeramente, y se ha separado del acceso peatonal mediante una jardinera, permitiendo así mayor visibilidad y por tanto, seguridad.

El espacio central de la plaza se deja diáfano, por un lado para permitir el paso de los vehículos a sus garajes, y por otro, para el montaje del tradicional escenario para desarrollo de actividades en las festividades locales. Además, se ubica mobiliario urbano en forma de flor para el posible disfrute y juego de los más pequeños.

La plaza se encuentra a una cota inferior de la calle que la limita, la Calle Costura. La diferencia de nivel se salva mediante un graderío de hormigón prefabricado preexistente que se ha mantenido, así como por los accesos mediante rampa, y una nueva escalera accesible. Se ha utilizado pavimento de adoquín de hormigón prefabricado sobre lecho de grava, que permite la infiltración de las aguas pluviales al subsuelo, y se han mejorado las infraestructuras de saneamiento existente. También se ha instalado iluminación decorativa nocturna vinculada a los alcorques de los nuevos árboles, y en las jardineras, donde se ha plantado especies arbustivas con flor.

Promotor: Ajuntament de Museros.
Fotografías: Alejandro Gómez Vives. Fotografía de Arquitectura.

PROYECTOS RELACIONADOS

PLAZA PARÍS

NUESTROS CLIENTES

Trabajamos para profesionales y particulares que buscan un servicio personalizado y ágil donde se cubran todas las exigencias. Estos son algunos de nuestros clientes.